BEGINNING (2020)

Dirección: Dea Kulumbegashvili

 

Consagrada en el último Festival de San Sebastián, con los cuatro premios más importantes: mejor película, guión, directora y actriz protagónica; “Beginning” es una propuesta cinematográfica sólida, poderosa y acaso impenetrable. La película irrumpe en la audiencia desde las primeras escenas y lentamente mantiene esa tensión hasta el trágico final.

El film abre en un templo de Testigos de Jehová, en una comunidad rural de Georgia. El pastor, David (Rati Oneli) junto a su esposa Yana (Ia Sukhitashvili) reciben a los fieles, comenzando la homilía con el pasaje bíblico en el que Jehová le impone a Abraham el sacrificio de su primogénito, en virtud de su lealtad al todopoderoso, cuando alguien arroja un explosivo dentro del salón, que queda destruido totalmente por el fuego.

Yana queda profundamente impactada por la amenaza de este acto de intolerancia y profanación, y trata de convencer a su esposo para mudarse del lugar, junto al hijo de ambos, Giorgi (Saba Gogichaishvili). David no accede al reclamo de su mujer, ni se apiada del miedo que siente el niño, y parte en busca de los padres de la congregación para poder construir un nuevo templo.

Yana queda devastada, sola con su hijo y continuando sus tareas como catequista, preparando a los chicos para el bautismo. Es aquí cuando la historia irrumpe nuevamente, con la visita de un detective (Kakha Kintsurashvili) que la interroga, acosándola. En un entorno social aislado y autoritario, todo a su alrededor le inspira temor e inseguridad, y Yana se siente cada vez más alienada, con aparente calma.

La religiosidad y la violencia atraviesa toda la película, en símbolos que remiten a enseñanzas maniqueas acerca del bien y del mal, la culpa y el castigo, el cielo y el infierno, tal como repiten los niños que se preparan para el bautismo. No hay términos medios, ni un atisbo de libertad para ellos en su conducta. Y Yana lo enseña tal cual, subyugada a las reglas de dependencia asfixiante para con su marido e iglesia.

La directora, en colaboración con  Arseni Khachaturian en fotografía, ofrece un formato cuadrado, con bellísimos planos secuencia y planos largos de estética pictórica, dejando al espectador contemplar las tomas, y a la vez ser testigo de la caída de esa mujer indefensa y humillada. Dea K. se siente admiradora de las artes plásticas, como lo ha declarado en varias ocasiones, viviendo en Nueva York, y su cine reconoce influencias de M. Haneke, Carlos Reygadas o Tarkovsky, entre otros.

El regreso de David precipita el trágico desenlace, sin redención para Yana, que decide infligirse el peor de los castigos. Simplemente, Dios la ha abandonado.

“Beginning” ha sido seleccionada para competir en los Oscar, como película en lengua extranjera.

Género: Drama. Duración: 130 minutos. Disponible en MUBI.

©2018 by Estudiocine. Proudly created with Wix.com