top of page
  • Foto del escritorEstudiocine

CUATRO ESTRENOS PARA DISFRUTAR

Mientras gran parte de Hollywood sigue paralizado por la huelga de la industria cinematográfica, el Festival de Cine de Venecia sigue con sus preparativos de su 80ạ edición que se llevará a cabo del 30 de agosto al 9 de septiembre, con muchas películas de famosos directores. Al tiempo que esperamos las novedades, te dejo cuatro películas de diferentes géneros para que elijas y las disfrutes en cine o en plataformas.


MON CRIME (2023) Dirección: François Ozon.

El talentoso y versátil director francés François Ozon siempre nos ha dejado muy buenas películas de diferentes géneros, tanto en drama, como “Frantz” (2017), “By the Grace of God” (2019) o en comedia en “8 Femmes” (2002) o “Potiche” (2011) por citar solo cuatro obras de su extensa filmografía.


“Mon Crime” es su última comedia desenfadada y divertida, ambientada en la década del 30, en París y basada en una antigua obra de teatro, con una inversión de varios millones de euros, todos puestos en pantalla en una exquisita reconstrucción de época.

“Mi Crimen” cuenta la historia de dos chicas llenas de deudas que viven juntas y se las ingenian para salir de la pobreza, mientras van al cine a ver una película de Billy Wilder (“Mauvaise Graine"), en su etapa francesa cuando huía de los nazis. Ellas son Madeleine (Nadia Teszkiewicz) una actriz con varios fracasos en su haber y Pauline (Rebecca Marder) una abogada con aspiraciones feministas. Cuando Madeleine va a la casa de un rico empresario para conseguir un papel, se ve envuelta en un crimen, que paradójicamente, en lugar de la condena, le da fama y fortuna con pases de guion y personajes similares a un vodevil. La situación se complica con la rimbombante aparición de la extraordinaria Isabelle Huppert como Odette, una extravagante actriz de cine mudo pasada de moda y algo trastornada, hambrienta de éxito, dinero y…salchichas!

Con un final elegantemente absurdo, Ozon cierra esta sutil mirada al empoderamiento femenino con mucha gracia y eficacia, en un #MeToo a la francesa. Duración 102 minutos.



LOS HIJOS DE OTROS (2023) Dirección: Rebecca Zlotowski

“Les Enfants de Autres” su título original, fue presentada en el Festival de Venecia del año pasado. La directora y guionista francesa Rebecca Zlotowski vuelve a la pantalla después de “Una Chica Fácil” de 2019, superándose significativamente, en un melodrama romántico de amor y desengaño.


El film narra la historia de Rachel (Virginie Efira), una profesora de colegio secundario apasionada con su profesión. Como Rachel le pone pasión a todo, cuando conoce a Ali (Roschdy Zem), un hombre soltero que tiene una hija de cinco años llamada Leila, se entrega sin reparos a esa relación, incluso hasta conocer y empatizar con la dulce Leila, a quien le prodiga mucho cariño.

La película tiene escenas muy tiernas, por ejemplo cuando la nena les pide a ellos dos “hacer sandwichito”, o sea abrazarse con ella en el medio como si fuera el queso o la lechuga.

Pero ocurre que Leila tiene a su madre biológica, Alice (Chiara Mastroiani) lo que despierta en Rachel la vocación de tener un hijo propio y también a lamentarse de haber dejado pasar tanto tiempo en su vida, cuando visita a su ginecólogo, quien le hace tomar conciencia de sus 40 años.

Si bien el eje temático es la maternidad frustrada, el guion de la directora se abre al entorno familiar de Rachel, con su padre y su hermana Louana, además de sus colegas y en especial un alumno difícil, Dylan, a quien Rachel trata de sacar adelante, a pesar del desacuerdo de los colegas y que se convierte en un personaje referencial al final de la película.

Como ocurre en todas sus películas Virginie Efira, bella y talentosa, se identifica con sus personajes y empatiza con el espectador. La recordamos en “Benedetta” y en “Recuerdos de París” ganando el Premio César a la Mejor Actriz. Con el multifacético actor Roschdy Zem como Ali, este dúo Efira- Zem transmite autenticidad a esta ficción. Duración: 104 minutos.


ARE YOU THERE GOD? IT'S ME, MARGARET (2023) Dirección: Kelly Fremon Craig

“¿Estás Ahí Dios? Soy yo, Margarita” es una notable adaptación cinematográfica de una de las novelas de la famosa escritora estadounidense Judy Blume, ya con 85 años, muy conocida por sus ficciones acerca de adolescentes, muy cercanas a la realidad cotidiana.


La directora Kelly Fremon Craig, luego de “Al Filo de los Diecisiete” (2016), pone en pantalla su propia adaptación del texto novelesco de Blume, con simpleza y gran ternura. La historia es sencilla, pero la directora logra captar todas las emociones de una niña que se transforma en adolescente, con todo lo que eso implica para ella, sus padres y su núcleo familiar, en la década de los 70.

Ocurre que mamá Bárbara (Rachel McAdams) y papá Herbert (Benny Safdie) deciden dejar su departamento en New York, para mudarse a New Jersey, a una casa más grande en un ambiente bucólico. Es algo así como ocurre hoy en día con los countries. Herbert tiene un mejor trabajo, lo que permite a Bárbara entregarse todo el día a las tareas domésticas, abandonando su vocación artística. Una familia modelo.

La simpatía y docilidad de Margaret facilita su integración con las nuevas amistades de su edad, todas en la misma situación, o sea pretender usar corpiño, mirar a los chicos o esperar la primera menstruación, para convertirse en “señoritas”, como se decía en aquella época. Todo un “coming of age” grupal, con encantadoras actuaciones de todo el joven reparto.

Lo que más perturba a Margaret es su vocación religiosa, pues su mamá pertenece a una familia ultracatólica y su papá es judío. Y es acá donde aparecen las abuelas, como la madre de Herbert, Sylvia, encarnada en una fenomenal Kathy Bates, que la lleva a la sinagoga, o los padres de Bárbara, cuya devoción desencadena un momento crítico en la joven Margaret, que en la intimidad de su cuarto “dialoga” directamente con Dios.

La joven actriz Abby Ridder Fortson le pone el cuerpo a Margaret con toda su expresividad y picardía adolescente y Rachel McAdams conquista al espectador, como lo hace habitualmente en sus personajes.

“¿Estás Ahí Dios? Soy yo, Margarita” es una sutil comedia para compartir en familia. Duración: 106 minutos.


SOUND OF FREEDOM (2023) Dirección: Alejandro Monteverde

“Sound of Freedom” es una película que ha despertado polémicas. Desde su estreno en Estados Unidos el 4 de julio, fecha por cierto significativa para los estadounidenses, el film sorprendió con un éxito de taquilla para una realización de un presupuesto moderado, que compitió con las grandes producciones como “Indiana Jones” o “Misión Imposible 7”. Esto se debe en gran parte a una novedosa difusión a partir de la venta de entradas, con código QR, y redes sociales. La crítica especializada se dividió tajantemente en favor o en contra del film, y basta poner en el buscador de Twitter “El Sonido de la Libertad” para encontrarse con alusiones a Trump, Mel Gibson y hasta QAnon. Esta reseña no pretende entrar en esa polémica, sino simplemente comentar la película que he visto.


El tema de “The Sound of Freedom” es la pedofilia y el execrable tráfico sexual de niños, quizás el más ruin al que puede llegar la naturaleza humana. ¿Puede comprometer a poderosos y adinerados? La respuesta es, sí.

El director mexicano Alejandro Monteverde reelabora en la cinta la verídica misión de Tim Ballard (Jim Caviezel), agente de Seguridad Nacional, cuyo trabajo consistía en localizar y atrapar a pedófilos. Algunos meses antes de su retiro, Ballard, alentado por su esposa, Katherine (Mira Sorvino), se embarca en una operación encubierta, en Colombia, para rastrear el paradero de Rocío, hermana de Miguel, un niño que ya había sido rescatado, y que era llamado por los malvivientes como “Osito Teddy”. Con el apoyo de un confidente y ex narco, apodado Batman, magníficamente interpretado por Bill Camp, Ballard logra infiltrarse en la impenetrable selva colombiana, con el riesgo de no salir con vida del territorio desconocido. Esta última parte del film le resta credibilidad a la narración y las escenas se sienten sobreactuadas, como sacadas del metraje de “Rambo”, contrastando con el ritmo lento de la primera parte de la película.

La irregularidad del guion y puesta en escena del director Monteverde, en colaboración con Rod Barr, configura la mayor debilidad de la película, a pesar de la sobria performance de Jim Caviezel y de los chicos que interpretan a Miguel (Miguel de Lucas Ávila) y a Rocío (Cristal Aparicio). Duración: 131 minutos.


Hebe Girardo

www.estudiocine.com







93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page